Mi vestido de novia es de Pronovias y lo llevó mi madre el día de su boda

Mi vestido de novia es de Pronovias y lo llevó mi madre el día de su boda

Autora: Silvia García Burguillo

¡Hola a tod@s!! Por fin os traigo uno de los post más especiales para mi relacionados con mi boda, el de mi vestido de novia. La verdad sea dicha, ese día llevé dos pero el de hoy es para mi el más importante, el más especial. Es un vestido de Pronovias que tiene la friolera de más de 36 años a sus espaldas y es que es el mismo que se puso mi madre el día que se casó con mi padre. Es un vestido de novia vintage para mi es precioso. No solo por el diseño tan increíble y diferente con ese toque boho que me encanta, si no también, porque fue todo un orgullo poder llevar esta joya conmigo en un día tan importante. Ya os lo dije la semana pasada, soy muy sentimental y para mi fue increíble.

Dicen que la vida está llena de señales que nos ayudan a caminar por ella. Y yo, no os lo voy a negar, creo mucho en ellas. El vestido de mi madre siempre fue para mi el más bonito que había visto, el más especial con sus mangas abullonadas, sus bordados, su escote tan diferente y esos puntos tan boho. Recuerdo mirar las fotos de su boda un montón de veces y me había imaginado muchas otras cómo me quedaría y si podría probármelo alguna vez.

Por eso, cuando le dije a mis padre que me casaba sentí la necesidad de preguntarle si le importaría dejarme su vestido de novia para el gran día. Me imaginaba con él puesto y me sentía feliz. Supongo que muchas de las personas que se enteraron en su momento que lo iba a llevar pensarían que sería idea de mi madre y nada más lejos de la realidad. Fue todo cosa mía. Para mi no había homenaje más bonito para demostrarle a mi madre lo mucho que la quiero y que la admiro.

Así que cuando me dijo que si me dio un subidón de los buenos. “Ahora solo falta probar si te vale”, pensé. Y es alucinante como al hacerlo vimos que no había que hacer ni un solo arreglo, ni si quiera había que cogerle el bajo y que el vestido estaba prácticamente como el día que ella se lo puso. Si me lo hubiesen dicho no me lo había creído.

Como habéis podido ver en la foto anterior estaba feliz con él puesto. Fue un momento tan bonito el poder llevarlo conmigo que aún se me eriza la piel al pensarlo.

Solo tuvimos que llevarlo a la tintorería para que el blanco del vestido tuviera más potencia y cuidar la línea para evitar sustos de última hora y fue todo genial. Estaba perfecto. Tanto es así, que muchas personas cuando lo vieron alucinaron de lo bien conservado que estaba porque parecía nuevo. Mi madre que es super cuidadosa y meticulosa con todo lo había cuidado de lujo.

Puede que haya personas malintencionadas que piensen que era para ahorrarme dinero con el vestido. Ya sabéis que los precios que tienen son desorbitados pero tampoco. Los que me conocen saben que para momentos importantes, y aunque tenga luego que atarme bien el cinturón, no escatimo en los detalles. Os aseguro que si hubiese querido otro vestido habría ido a por él de cabeza.

Antes os hablaba de lo flipante que son las señales que nos va dando la vida como para encauzar nuestro camino. Era como si el vestido de mi madre estuviera también hecho para mi, para las dos. Para que así compartiésemos otro momento alucinante juntas.

Una de las cosas más bonitas que me dijeron ese día no fue el “que guapa estás” o “que bien te queda” si no el “el vestido es muy tú”. Y es que no hay nada más increíble que te digan lo mucho que te pareces a quién más has querido y admirado siempre.

Vestido: Pronovias
Fotografías: Rubén Del Valle Producciones

Quiero aprovechar para dar las gracias a mi madre por haberme permitido llevar esta preciosidad y a Rubén del Valle Producciones para haber sacado esta fotografías tan alucinantes.

¿Qué os parece mi vestido de novia?, ¿os lo imaginabais así? ¡FELIZ LUNES!!

Anuncios

El ramo de novia de mis sueños lo hicieron en Flores en el columpio

El ramo de novia de mis sueños lo hicieron en Flores en el columpio

Autora: Silvia García Burguillo

¡Hola a tod@s!! No os imagináis las ganas que tengo de ir enseñándoos poco a poco cositas de la boda y para empezar qué mejor que hacerlo con el ramo de flores preservadas de mis sueños que me hicieron en Flores en el columpio. Buscaba un ramo muy especial que fuera acorde con el vestido de Pronovias que iba a llevar, que por cierto, era el que mi madre llevó en su momento cuando se casó y que en mi quedaba con un rollo boho que me encantaba. Pero claro, necesitaba algo que fuera acorde y ellos me lo personalizaron completamente como me lo había imaginado. Si vuestra boda es en los próximos meses y aún no habéis dado con el ramo que os enamore, echad un vistazo a las cosas tan bonitas que hacen porque son un acierto seguro. El trato es una maravilla y el resultado aún más. Solo tenéis que ver el mío ;). Os cuento más cositas.

Parte delantera del ramo

Cuando me puse manos a la obra a buscar el ramo de novia, di de casualidad con Flores en el Columpio por instagram y me enamoré como una tonta de sus diseños. Y yo, que soy muy de tener claras las cosas en cuanto se me meten en la cabeza, tuve claro desde que los descubrí que no podía casarme si el ramo no me lo hacían ellos. Tienen un gusto maravilloso y unas flores que son para volverse loca.

Tenía clarísimo que quería un ramo silvestre de flores preservadas que pudieran quedarse conmigo una vez me casase. Llamadme rara, pero para mi era imprescindible poder hacerlo. El por qué de que fuesen flores silvestres era, que además de que le iban a sentar como un guante al vestido y junto con la corona de flores que iba a llevar. y Además, me traían recuerdos super bonitos de cuando era pequeña.

Solía coger flores silvestres cuando estaba en casa de mis abuelos e incluso cuando quería regalarle algún ramo a mi madre también lo hacía. Mi abuelo además, por desgracia no está y fue como tenerlo conmigo ese día.Así que os podéis imaginar lo especial que fue que pudieran hacerlo tal cual lo había imaginado. Ya os habréis dado que soy una persona muy sentimental, si no, no me habría planteado casarme con el vestido de mi madre.

Parte trasera del ramo

Maria, que es el alma y la cabeza de Flores en el columpio, en cuanto la escribí supo captar de maravilla lo que quería: un ramo de flores silvestres preservadas que fuese más bien pequeño porque soy bajita, con toques de rosa, algún lila y unos pequeños detalles en amarillo y marrón para que quedase bien con el vestido y con la diadema de flores que iba a llevar.

Cuando me mandó las primeras fotografías os prometo que aluciné porque era tal cual lo había imaginado. ¡Me encantó! ¿Sabéis esa sensación que os invade cuando lleváis un tiempo queriendo algo pero no sabéis si va a ser tal cual lo habéis imaginado y luego ocurre? Pues eso mismo es lo que sentí yo al ver mi ramo. No lo podían haber hecho mejor. ¡Es tan bonito! Y sobre todo… tan yo, que aún no me lo creo.

Maria y sus chicas diseñaron y mimaron cada detalle, desde el trato personal por email y teléfono, como con el propio ramo que me enviaron junto con un jarrón precioso que voy a guardar conmigo como si fuese el mayor de los tesoros.

Para las que sé que me vais a preguntar por los precios, os puedo contar que depende del tamaño del ramo que queráis. Oscila entre los 150 y los 180 euros. Os recomiendo que si os gustaría que fuesen ellos quienes os hiciesen el vuestro, os pongáis en contacto cuanto antes, con unos 2-3 meses de antelación para que os lo puedan hacer. Por cierto, también hacen ramos con flores naturales ;).

Si alguien me pidiese consejo de dónde hacerse el ramo, sin duda recomendaría con los ojos cerrados a Flores en el Columpio. Son super profesionales, atentos y hacen auténticas joyas de arte con sus ramos. ¡Gracias por todo Maria!!

¿Qué os parece el ramo personalizado que me hicieron para mi boda en Flores en el Columpio? A mi me parece precioso. ¡FELIZ LUNES!!